Entre las jaras y peonías del Valle de Iruelas

Dejadme que os proponga una ruta de senderismo súper apetecible para realizar al aire libre y en familia: la Senda de la Lancha de las Víboras, en el precioso Valle de Iruelas. Se trata de un paseo ideal para hacer con los niños y casi en cualquier época del año. Nosotros la hicimos en primavera y tuvimos la suerte de poder ver un montón de peonías a lo largo del camino.

No os asustéis por el nombre. Nosotros realizamos el recorrido y no vimos ninguna víbora. Pero sí muchas mariposas, alguna que otra lagartija y muchos, muchos buitres negros, los reyes de esta zona de la provincia de Ávila, declara ZEPA (Zona Especial de Protección de Aves).

El Valle de Iruelas con Niños

Valle de Iruelas

El pantano del Burguillo os acompañará en el recorrido.

La Lancha de las Víboras es una ruta circular de algo menos de cuatro kilómetros que comienza y acaba junto al camping del valle de Iruelas. Para llegar tenéis que pasar la Casa del Parque, continuar durante apenas unos minutos por la carretera y aparcar en el parking ubicado junto al área recreativa ‘Siempre Verde’.

Es allí donde nace el camino, que puede realizarse en algo más de una hora. Nosotros empleamos algo más de tiempo por dos razones: vamos despacio por las niñas y decidimos tomarnos el bocata a mitad de camino, para recobrar fuerzas.

Valle de Iruelas con niños

La ruta está bien señalizada

 

El Valle de Iruelas es un espectáculo para la vista.

La verdad es que esta senda del Valle de Iruelas la pueden realizar los niños perfectamente. Es cómoda, aunque es verdad que el primer kilómetro y medio discurre prácticamente entero cuesta arriba, por lo que es más que probable que tengáis que hacer alguna que otra parada. Pero que no os importe, el paisaje de Iruelas es precioso en todo momento y esos descansos os servirán, seguro, para contemplar los helechos, las jaras o las peonías que llenan de color la senda. Todo un espectáculo para la vista.

Valle de Iruelas

Un tramo más exigente

 

Además, una vez superada esa primera parte de subida disfrutaréis de otro de los ‘premios’ del recorrido: la llegada al observatorio de aves, desde donde es fácil contemplar el vuelo del buitre negro y de los águilas, habitantes ilustres del valle de Iruelas. Todo un espectáculo que los niños disfrutan a tope, sobre todo si tenéis la posibilidad de llevar unos prismáticos.

Valle de Iruelas

Las peonías salen a nuestro paso

Tras el observatorio y después de una pequeña subida comienza el descenso, la mejor parte del recorrido para los niños. Es entonces cuando el camino de la senda de las víboras (que hasta entonces ha discurrido de manera estrecha y a veces entre grandes moles de granito) se ensancha, para dar paso a pequeñas praderas y zonas más llanitas por las que los niños pueden, incluso, correr a gusto. Nuestras niñas se lo pasaron a lo grande saltando y buscando renacuajos (que no encontraron, por cierto) en la Fuente de Mahudillo, cuya agua, por cierto, no está potabilizada.

El valle de Iruelas con niños, plan ideal.

La Fuente de Mahudillo, un alto en el camino

Pinos y jaras llenan entonces el horizonte, en el que de vez en cuando nos vuelve a sorprender el pantano del Burguillo, otro de los protagonistas indiscutibles del Valle de Iruelas.

Al acabar el recorrido y si aún no os habéis comido la tortilla o el bocata podéis hacerlo en el área recreativa cercana al aparcamiento o tomaros algo en el bar del camping.

excursiones en ávila con niños

3 comentarios:

  1. Cierto. Es una ruta muy bonita. La señalización era buena pero en un punto de la misma dudamos ante qué camino seguir. Al pedirnos sugerencias de mejora en el Centro de Interpretación solicitamos una señal indicativa en ese punto concreto. Pero como de eso hace mucho (unos 9 años), supongo que ya lo habrán mejorado. Habrá que volver a comprobarlo.

    • Muchas gracias por tu comentario Inma. La verdad es que nosotros no tuvimos ninguna duda a lo largo del recorrido. Seguramente desde el centro de interpretación hicieron caso a vuestra sugerencia y mejoraron la señalización.

  2. Parece que merece la pena hacer esa ruta circular, sobre todo en primavera, no?
    Gracias por la información, porque en ocasiones a los papás nos surgen dudas sobre si una determinada “marcha” puede ser apropiada para hacerla con los niños. Está claro que esta puede ser una muy buena opción para disfrutar de un buen día al aire libre. La verdad es que el entorno de Iruelas es muy bonito.
    Un saludo

No se admiten más comentarios

  • Para hacer Turismo en Ávila

    Visitar Ávila con Niños
  • Ver más Excursiones en Ávila

    Excursiones en Ávila con niños