La Catedral de Ávila: toda una fortaleza

Cuando visitas una catedral acompañado por niños pequeños el primer objetivo es conseguir que las maravillas que van a ver les resulten interesantes. Y  la verdad es que lo esto resulta muy fácil en la Catedral de Ávila.

Y es que la Catedral de El Salvador encierra millones de historias que enganchan a los peques desde el primer momento. Para empezar porque la catedral de Ávila, que es la primera catedral gótica de España, es también toda una catedral-fortaleza. Una rareza en este tipo de templos pero que los niños comprenden rápidamente mucho antes de traspasar sus puertas

Catedral de Ávila. Catedral de EL Salvador

La fachada occidental de la catedral, con su única torre.

Porque la Catedral de Ávila se encuentra adosada a la Muralla. Sí, sí, literalmente pegada. Tanto es así que su ábside forma parte del monumento más conocido de la ciudad. Es su cimorro, una palabra extraña que a los niños les hace mucha gracia y que les sorprende mucho más cuando ven de que se trata.

CALLE DE LA MUERTE Y LA VIDA

Así que, como veis, de entrada yo os recomiendo que antes de acceder al interior deis un paseo por los alrededores de la catedral. Será la mejor manera de comprender su esencia y de descubrir, por ejemplo, alguna de las leyendas más famosas de Ávila en una de sus calles más bonitas: la calle de la Cruz Vieja o de la Muerte y la Vida.

Bien pegadita a la catedral de Ávila encontraréis una calle estrecha, corta y algo retorcida. Va desde la plaza de la Catedral a la de Adolfo Suárez. En ella veréis rápidamente una cruz de madera colgada de uno de los muros de la Catedral que es la que le dio su nombre primitivo (calle de la Cruz) al que posteriormente se le añadió lo de ‘Vieja’ al bautizarse con el mismo nombre a otra calle de la zona de San Nicolás.

Y su segundo nombre, el de la Muerte y la Vida, se debe a los muchos duelos que en ella se celebraban. El más famoso fue el que enfrentó al pintor Cristóbal Álvarez con un miembro de la familia de los Dávila, a la que pertenecía la mujer que amaba, Beatriz. Pero dejadme que esto os lo cuente con más detalle otro día…

FACHADA PRINCIPAL DE LA CATEDRAL DE ÁVILA

Ahora me gustaría acompañaros a la entrada occidental. Es la fachada principal del templo. En ella destaca en primer lugar la ausencia de una de las dos torres que deberían coronar el templo. A los niños les hace mucha gracia esa ‘cojera’ que no obedece a otra cosa sino a la falta de presupuesto en la época de construcción.

Gog y Magog custodian la entrada de la catedral de Ávila.

Gog y Magog custodian la entrada de la catedral de Ávila.

GOG Y MAGOG, LOS GUARDIANES DE LA CATEDRAL DE ÁVILA

Con independencia de ese ‘pequeño’ y curioso detalle (uno más de los miles que tiene la catedral) en la puerta encontraréis a los vigilantes del templo. Acompañados de los inevitables leones, muy presentes en muchos rincones de Ávila, están Gog y Magog, dos bestias impresionantes que divertirán mucho a vuestros hijos. Con su presencia, súper original y no vista en otros templos (al menos en su grandísimo tamaño) recuerdan a las personas que entran que acceden a un lugar sagrado. Por eso deberán comportarse de manera respetuosa porque, si no lo hacen, recibirán un cachiporrazo de los buenos. Qué buena ocasión para recordarles a los niños que deben permanecer en silencio durante la visita, ¿no os parece?

EL TRASCORO, UNO DE LOS MAYORES TESOROS
Imagen del trascoro de la catedral de Ávila.

Baltasar y su paje destacan en el trascoro de la catedral de Ávila.

Y una vez dentro de la Catedral tenéis infinidad de cosas que ver. Aunque lo primero que veréis, por la disposición del templo, es el trascoro. Os animo a que hagáis allí una primera parada para contemplar sus relieves, en los que se recrean tres de las estampas más famosas del Niño Jesús: la presentación en el templo, la adoración de los Reyes y la matanza de los inocentes. Se trata sin duda de uno de los tesoros de la Catedral de Ávila.

Seguro que a vuestros peques les llamará la atención el rey Baltasar y su paje, los únicos policromados. Y os invito a que comencéis aquí un juego que seguro que entretiene a los niños en la visita: la búsqueda de animales en la catedral, una auténtica ‘selva’.

MULTITUD DE DETALLES EN LA CATEDRAL DE ÁVILA

Os podría hablar durante horas sobre la catedral de Ávila. Seguro que os fascinarán su retablo, sus vidrieras y su coro.

Pero dejadme que os sugiera una parada especial en una de las pequeñas capillas que rodean el altar principal en el ábside y que, por su historia, llama mucho la atención de los niños. Es la capilla de San Nicolás. En ella veréis una inscripción labrada sobre el granito en la que se lee ‘Limosna para casar doncellas huérfanas’.  Debajo y tras unas rejas y bajo otra inscripción (Día de San Nicolás),  veréis un misterioso cofre de madera. Pues bien, ése era el cofre en el que se podían dejar donativos para ayudar a que las jovencitas huérfanas o con pocos recursos que no pudieran aportar una dote a su matrimonio, pudieran hacerlo finalmente. Ese cofre se abría el día de San Nicolás y se generaba tanta expectación en la ciudad como la que probablemente sientan vuestros hijos cuando les contéis esta historia.

Inscripción en la Catedral de Ávila

El cofre de la capilla de San Nicolás es un misterio para los niños.

Imagen de la tumba de Adolfo Suárez en la catedral de Ávila

Adolfo Suárez se encuentra enterrado junto a su mujer en el claustro de la Catedral de Ávila.

MUSEO Y CLÁUSTRO

Yo os animo también a que hagáis un recorrido por el museo catedralicio. Allí podréis admirar la Custodia de Juan de Arfe, impresionante. Y que no dejéis de pasear por el claustro del templo. Allí, por cierto, os encontraréis otra de las cosas que hacen única a la catedral de Ávila. Porque en su claustro está enterrado uno de los abulenses más famosos de la historia: Adolfo Suárez, primer presidente de la Democracia. Y muy cerca de él descansa también Claudio Sánchez-Albornoz, presidente de la II República. Otra buena ocasión para charlar con los niños sobre la historia reciente de España, ¿no?

ENTRADAS Y HORARIOS DE LA CATEDRAL DE ÁVILA

Espero haberos animado a visitar la catedral de Ávila. Si es así, tened en cuenta que los niños menores de doce años no pagan y que los que están entre los doce y los 18 pagan 3,50. La entrada general cuesta 5 euros (los abulenses entran todos gratis, aunque, eso sí, si quieren tener audioguía deberán abonar los dos euros que cuesta).

La catedral cuenta ahora con tres horarios. Del 1 de septiembre al 31 de octubre y del 1 de abril al 30 de junio la catedral abre de lunes a viernes de 10,30 a 20,30 horas; los sábados de 10,30 a 21,00 horas; y los domingos de 11,30 a 19,30 horas. Del 1 de noviembre al 31 de marzo abre de lunes a viernes, de 10,30 a 18,00 horas; los sábados, de 10,30 a 19,00 horas; y los domingos, de 11,30 a 17,30 horas. Y del 1 de julio al 31 de agosto, de lunes a viernes, de 10,00 a 21,00 horas; sábados, de 10,00 a 22,00 horas; y los domingos, de 11,45 a 22,00 horas.

Cimorro de la catedral de Ávila.

El cimorro, símbolo de la fortaleza de la catedral de Ávila.

LA TORRE DE LA CATEDRAL DE ÁVILA

Por cierto que esta visita puede completarse con otra súper interesante: la de las torres, campanario y casa del campanero. En ‘Ávila con niños’ también la hemos hecho y os damos todos los detalles.  A nosotros nos encantó.¡No os la perdáis! Pincha aquí para ver los detalles.

También os dejamos el link a la web oficial de la Catedral.

 

Más artículos en Ávila con niños

Los comentarios están cerrados.

  • Para hacer Turismo en Ávila

    Visitar Ávila con Niños
  • Ver más Excursiones en Ávila

    Excursiones en Ávila con niños