• Anuncio en Ávila con Niños

Santuario de Sonsoles: de picnic con un cocodrilo

Santuario de Sonsoles.

Uno de los imprescindibles en Ávila si es que visitas la ciudad con niños y quieres sentirte como un auténtico abulense es visitar el Santuario de Nuestra Señora de Sonsoles, la patrona de la ciudad.

Los alrededores de la iglesia de Sonsoles son súper agradables.

El santuario se encuentra a las afueras de la capital, a sólo cuatro kilómetros. De hecho, es uno de los destinos favoritos de muchísimos abulenses aficionados al paseo y que recorren como auténticos peregrinos a diario la distancia que separa la ciudad de la ermita. Pero si vais con niños pequeños, yo os recomiendo que lleguéis en coche, por la N-403.

El corazón del recinto – arbolado, extenso, con unas vistas increíbles de la ciudad y del Valle Amblés e ideal para pasar las tardes de primavera y verano-, es la ermita de la Virgen de Sonsoles. Allí descansa una de las imágenes más veneradas por los abulenses y allí también se llevarán los niños la primera sorpresa del día al encontrar algo que no es muy habitual en los templos: un caimán disecado que, cuenta la leyenda, hizo llevar a Ávila un antiguo caballero que se salvó de sus fauces después de encomendarse a la Virgen.

GRAN ZONA ARBOLADA. Después de visitar la ermita (que también cuenta con varias curiosas maquetas de barcos) os recomiendo que salgáis a disfrutar de sus alrededores. El santuario cuenta, como os decía, con una gran zona arbolada y cerrada en la que los niños pueden correr a su aire y disfrutar de los columpios. Son muy sencillos pero no están mal para pasar un rato. Sobre todo porque están enclavados en la zona de mesas, desde donde se les puede vigilar cómodamente.

El santuario de Sonsoles en Ávila es muy agradable.

Los niños disfrutan de lo lindo en la zona de los columpios.

Por cierto que si aficionados a los picnic, Sonsoles también es un lugar ideal para ello. En su cuidado jardín hay abundantes mesas y sillas de piedra ideales para ello. Bajo las sombras de los altísimos álamos??? se disfruta de lo lindo de la merienda o de la cena, con unas vistas de la ciudad, por cierto, privilegiadas.

Aunque si lo vuestro no es llevar el bocata en la mochila, el Santuario de Sonsoles cuenta con un estupendo restaurante, con una zona de terraza ideal para la primavera y el verano. Nosotros lo frecuentamos a menudo y somos fieles a sus pizzas, muy ricas y fenomenal de precio. No dejéis de probarlas. Aunque eso sí, hay que esperar a la hora de la merienda-cena para probarlas.

Mira aquí cómo llegar al Santuario de Nuestra Señora de Sonsoles

Más artículos en Ávila con niños

2 comentarios:

  1. Se está genial las noches de verano en la terracita ….me encanta!

  2. Cada vez que voy a Ávila (normalmente en fin de semana) me llama mucho la atención ver siempre a muchos abulenses caminando hacia Sonsoles. Ahora que me habéis contado lo del cocodrilo ya entiendo el por qué, jajaja…
    En serio, creo que en nuestra próxima visita vamos a intentar seguir vuestros consejos y darnos el auténtico paseo abulense y disfrutar de los atractivos de la ermita y su entorno.
    Gracias!

No se admiten más comentarios

  • Para hacer Turismo en Ávila

    Visitar Ávila con Niños
  • Ver más Excursiones en Ávila

    Excursiones en Ávila con niños